Saltar al contenido

Pintura Rupestre, las diferentes cuevas prehistóricas

Pintura rupestre

La pintura rupestre es una manifestación artística realizada sobre paredes en cuevas. Desde sus orígenes el ser humano ha tenido la necesidad de expresarse. Ya durante sus primeros tiempos daba a conocer sus ideas, creencias y leyendas a través de dibujos y pinturas que plasmaba sobre piedras, paredes.

La pintura rupestre se define como la muestra de grabados y dibujos prehistóricos que se pueden apreciar en rocas y cuevas halladas en todos los rincones del planeta.

Estos dibujos reflejan la creatividad y la habilidad de los primeros habitantes del mundo donde algunas de estas muestras cuentan con más 40.000 años.

Esta antigua forma de expresión también es conocida como arte rupestrey es considerada en la actualidad como las primeras manifestaciones culturales del hombre.

A través de esta práctica, se retrataban imágenes de animales, plantas y objetos. Así como escenas de las actividades diarias, signos, figuras geométricas y dioses.

Los arqueólogos han podido localizar imágenes de la pintura rupestre que han sobrevivido durante más de 40.000 años, lo que significa que datan de la última glaciación planetaria.

Asimismo, estas obras de arte están relacionadas con los petroglifos, las esculturas y los grabados de la época paleolítica.

Aspectos del arte rupestre

Las pinturas rupestres se caracterizan por haberse conservado en buen estado a pesar de la erosión del tiempo.

Esto se debe a que la mayoría de estas imágenes se encuentran en cuevas y grutas, que han servido de escudo protector al aislarlas de los efectos de los elementos y de la intervención de los propios humanos.

Las primeras muestras de pintura rupestre fueron encontradas por el hombre moderno en el año 1879.

Todo surgió cuando Marcelino Sanz de Sautuola, y su pequeña hija María, encontraron en el techo de una cueva ubicada en Altamira, España, una serie de dibujos que representaban a unos bisontes de gran colorido.

En líneas generales, las pinturas rupestres se pueden encontrar en casi todos los continentes, a excepción de la Antártida.

Pintura Rupestre arte

Sin embargo, las más conocidas son las que se encuentran en España y Francia. Los especialistas señalan que estas expresiones artísticas pertenecen  al período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico.

El estudio de la pintura rupestre es muy importante porque nos ayuda a entender la mentalidad del hombre prehistórico y cómo entendía el mundo en aquellos días. Además de verse como una forma de expresión artística, tienen una connotación mágica y religiosa que simbolizaba el culto a determinadas figuras.

Técnicas y materiales de la pintura rupestre

En relación a las técnicas y herramientas utilizadas en la elaboración de la pintura rupestre, se han podido encontrar restos de algunos utensilios en las cuevas y excavaciones que han ofrecido algunas pistas sobre cómo el hombre prehistórico realizaba estas imágenes.       

Los artistas de la antigüedad utilizaban uno o dos colores. Los más comunes eran los de tonalidad roja, negra, ocre, amarilla y blanca. Estas tinturas se obtenían a través de la mezcla de pigmentos de origen natural como minerales molidos.

Las sustancias más populares para conseguir estos colores eran el óxido de hierro, el manganeso, la hematita, limonita, arcilla, yeso y carbones vegetales.

Estos se mezclaban al colocar el pigmento en polvo con otras sustanciales o fluidos orgánicos, que bien podía ser algún tipo de grasa o resina. Esto servía para tener una mayor fijación sobre las superficies.

Pintura Rupestre manifestaciones

La principal herramienta del hombre primitivo eran sus manos, pero en ocasiones usaba hebras de pelo animal como pincel para conseguir líneas más finas o alcanzar grandes superficies. También empleaba ramas quemadas y pelotas de  pigmento para rellenar los dibujos.  

Otro de los utensilios usados para hacer la pintura rupestre eran las cañas huecas, que al soplarlas expulsaban la pintura como un especie de aerógrafo.

Para crear el efecto de volumen, los artistas jugaban con las irregularidades de la roca, es decir,  los salientes y las hendiduras. También se empleaba un instrumento afilado para delinear la roca.

El arte en los distintos periodos de la prehistoria

La pintura rupestre se clasifica en cuatro periodos de la historia del hombre. La primera es la época paleolítica, por ser la más antigua. Se ubica entre los años 73.000 y los 12.000 a. C.

Estos dibujos eran considerados como pre-figurativos, algunos eran muy detallistas y otros abstractos. Generalmente representaban bisontes, bóvidos y otras criaturas de caza.

Después de este, estaba el periodo levantino, que se desarrolló en el arco mediterráneo de la Península Ibérica.

Se caracterizaba por ser dinámico y naturalista, las pinturas se localizaban en las regiones menos profundas de las cuevas, y en estas se solían representar diversas escenas de cacería con el uso de arco y flecha.

Pintura Rupestre representaicones

Por su parte, el periodo macroesquemático de la pintura rupestre pertenecía al  neolítico, cuya procedencia se ubica aproximadamente en el año 6.000 a. C. En esta etapa, se retrataban figuras humanas, ídolos y seguidores. La mayoría de dibujos estaban relacionados con ceremonias de fertilidad.

Finalmente, el arte esquemático se conocía por su trazo rápido y menos detallista. Estaba compuesto de signos, tal vez como indicio de los primeros pasos de la escritura. Apareció alrededor del año 3.000 a. C.

Cuevas con muestras de pinturas rupestres

Algunas de las cuevas donde se han podido apreciar importantes muestras de pinturas rupestres son:

La cueva de Altamira

Se encuentra en España y fue el primer lugar del mundo donde se encontraron dibujos pertenecientes al periodo Paleolítico Superior. En sus paredes y techos se pueden apreciar retratos de bisontes y hombres con lanzas. Estos se distinguen por ser dos de las figuras más antiguas del planeta.

La cueva de Lascaux

Localizada en Francia, se caracteriza por tener una recamara repleta de imágenes de toros y bóvidos en paredes y techos.

A largo de la gruta, también se pueden encontrar muestras artísticas de ciervos y osos que, según los expertos, fueron elaboradas durante el etapa de los magdalenienses.

La cueva de Chauvet

También ubicada en Francia, contiene una de las muestras más importantes del arte rupestre en el mundo. Contiene 425 dibujos que datan de hace unos 30.000 años de antigüedad. En ella se pueden encontrar imágenes de mamuts, rinocerontes, leones y osos.