Saltar al contenido

Cueva de Chauvet, una de las representaciones más antiguas del arte rupestre

Cueva de Chauvet

Situada al sur de Francia, en el departamento de Ardéche, la cueva de Chauvet representa uno de los mayores descubrimientos arqueológicos que se hayan realizado a nivel mundial en los últimos 30 años. Acompáñanos a descubrir las expresiones de arte rupestre que se encuentran en estos espacios.  

La cueva de Chauvet fue descubierta en el año de 1994 por Jean-Marie Chauvet en compañía de sus amigos Éliette Brunel y Christian Hillaire, con quienes constantemente realizaba expediciones en la zona de Ardéche.

Chauvet, desde muy niño, mostró pasión por la exploración y llegó a ser nombrado guardián de cuevas ornamentadas. Este cargo estimuló su pasión por descubrir nuevas grutas, en una región que se caracteriza por la presencia de muchísimas cuevas.

Leones cueva de Chauvet

En diciembre de 1994 el trio de aficionados a la espeleología organizó una de sus expediciones para visitar lo que parecía ser una de muchas cuevas que existen en la zona de la cuenca del río Ardéche.

Antes de esto, ya habían localizado en el sitio una diminuta  grieta de la que parecía provenir una ligera corriente de aire. Es por esto que querían comprobar si realmente era la entrada de una cueva no explorada hasta ese momento.

Así pues, retiraron los escombros que obstaculizaban lo que terminó siendo un pequeño pasadizo subterráneo. Después de deslizarse por la estrecha hendidura, llegaron a un espacio oscuro que los llevaría hasta una vasta sala con un techo tremendamente elevado.

Decidieron continuar adentrándose hasta descubrir lo que luego sería conocido como la cueva de Chauvet.

En ella pudieron observar singulares formaciones geológicas, así como restos de huesos de animales.

Una vez que emprendieron el camino de regreso, vendría el descubrimiento de las pinturas rupestres, cuando Éliette Brunel iluminó una de las paredes en la que estaba la imagen de un pequeño mamut en ocre rojo.

Cuando los tres amigos alzaron sus lámparas y pudieron observar un concierto de  pinturas y grabados que representaban diversos animales, cayeron en la cuenta de la importancia que tendría el hallazgo.

Pinturas de Chauvet

Las imágenes presentes en la cueva de Chauvet, representan  425 animales que han sido catalogados como parte de trece especies diferentes, incluidas algunas que rara vez  se han encontrado en otras pinturas de la época glacial.

Te interesa: Cueva del Pindal, Patrimonio de la Humanidad desde 2008

Una de las características más destacadas en esta cueva, está en el hecho de que no solo se representan los animales relacionados con la caza, lo que es habitual en el arte rupestre paleolítico.

De tal forma que en las paredes de la cueva de Chauvet, además de caballos, bisontes o renos, también se pueden apreciar depredadores como: leones, panteras, osos, búhos y hienas, lo que no es común en otras cuevas con arte rupestre.

La cueva de Chauvet se caracteriza por la ausencia de pinturas de figuras humanas y eso la coloca en mayor sintonía con el resto de este tipo de cavernas. A pesar de esto, existe una posible figura de “Venus” de forma parcial, que puede representar las piernas y los genitales de una mujer.

Cueva de Chauvet pinturas

Estudio de la cueva de Chauvet

Una vez digerida la emoción inicial por el importante descubrimiento, el grupo formado por Chauvet, Brunel  y Hillaire dio parte a las autoridades. Primero contactaron con Jean-Pierre Daugas, conservador regional de Arqueología en la región de Ródano-Alpes, y luego con el importante prehistoriador Jean Clottes.

A partir del 29 de diciembre, Clottes encabezó el  grupo de estudio y análisis de las pinturas y restos paleontológicos hallados en la cueva de Chauvet.

Sobre la base de la datación por radiocarbono, el equipo investigador determinó que la cueva parecía haber sido ocupada por seres humanos durante dos períodos distintos: el Auriñaciense y el Gravetiense.

De estos, el primero es el que tiene mayor influencia en las pinturas presentes de la cueva.

De acuerdo a esto, las manifestaciones pictóricas descubiertas por Chauvet y sus compañeros, podrían remontarse al año 32.000 o al 30.000 antes de Cristo, lo cual colocó en su momento a la cueva de Chauvet como la que poseía las muestras de arte más antiguas conocidas por la humanidad.

Sin embargo, algunos arqueólogos han puesto en duda estas fechas. Uno de ellos es Christian Züchner, que basándose en su propia datación arqueológica, es de la opinión de que las pinturas más antiguas solo podrían estar alrededor del 27.000 a.C. como máximo.

Además algunos estudiosos de la materia, ven en la presencia de animales no ligados a la caza, una  incongruencia que les daría la razón.

Más allá de las diatribas, la categoría de la cueva de Chauvet como la que tiene las representaciones más antiguas fue superada en 2012, cuando las nuevas dataciones por uranio-torio en las cuevas de Altamira, la Pasiega y el Castillo, arrojaron fechas de 36.500 y 40.800 años a.C. respectivamente, desplazando a esta al tercer lugar.

Conoce la cueva de Tito Bustillo

Cueva de Chauvet, características

Las pinturas presentes en la cueva dan muestra del dominio de técnicas artísticas, tanto en la confección de colores a través del uso de pigmentos vegetales y minerales, como en el grafismo propiamente dicho.

Todo esto ligado a la originalidad  y el naturalismo de las representaciones mediante el manejo de la perspectiva con relieves y difuminados.

A estas pinturas se añade toda una red de salas espectaculares esculpidas por la erosión, además de la presencia de osamentas de osos y lobos, instrumentos de sílex y restos de hogares paleolíticos.

Cueva de Chauvet características

Visitas a la cueva de Chauvet

Desde el momento del descubrimiento de la cueva de Chauvet, el suceso tuvo un gran eco en los medios de comunicación, pues como era lógico pensar, resultaba muy atractivo el planteamiento de revisar de cerca, el arte más antiguo conocido por la Humanidad.

No obstante, las autoridades no quisieron repetir los errores cometidos con otras cuevas, donde lo que se presentaba como un evento de gran interés cultural, terminaba causando  daños debido a la afluencia masiva de visitantes que alteraban el equilibrio de los ecosistemas.

Otra página que puede interesarte: Lascaux, la mayor cueva de arte rupestre

Así pues, la cueva Chauvet fue declarada Patrimonio Nacional y desde el primer momento se prohibió el acceso al público, que podrá disfrutar de una réplica a tamaño natural a escasa distancia de la cueva original.

En 2014 la UNESCO también reconoció su importancia y le dio el título de Patrimonio de la humanidad.