Saltar al contenido

Cueva de Lascaux, tesoro del arte rupestre

Cueva de Lascaux

Situada en la región de Dordoña, al suroeste de Francia, la cueva de Lascaux, es el recinto más grande de la pintura rupestre que haya conocido la humanidad. En ella se encuentran 1.963 muestras gráficas, entre grabados y pinturas. La mayoría de ellas representan animales.

Esta caverna, que bien podríamos calificar como un verdadero museo del arte rupestre, es una de las principales manifestaciones del arte paleolítico, junto con la cueva de Altamira localizada en Cantabria, España.

Lacueva de Lascaux se encuentra dividida en siete sectores, que a su vez  podemos agrupar en tres ejes. Los sectores están denominados como: la Sala de los Toros, el Divertículo Axial, el Pasaje, la Nave, el Gabinete de los Felinos, el Ábside y el Pozo.

Historia de la cueva de Lascaux

La Cueva de Lascaux fue descubierta en septiembre de 1840 gracias a Marcel Ravidat, un joven aprendiz de mecánica de 17 años. Marcel estaba explorando la colina de Lascaux en busca de un tesoro que, supuestamente, estaba escondido en el lugar.

Rivadat para esta aventura contaría con la valiosa ayuda de su perro, llamado Robot. De hecho, fue el animal el que encontró la entrada de la hendidura, que llevaría al interior de la gruta en la que se encuentran las casi dos mil imágenes prehistóricas.

Francia se encontraba entonces invadida por la Alemania nazi, que desde mayo del año 1840, se había apoderado del territorio galo.

La situación económica era severamente complicada y en ese marco económico se explica que muchos jóvenes como Rivadat intentaran acciones que podrían ser tildadas como desesperadas, pero que buscaban paliar la miseria que vivían sus familias como consecuencia del dominio alemán.

De esta forma, el domingo 8 de septiembre Rivadat pasó todo el día siguiendo  una leyenda local que aseguraba que la familia Labrousse de Lascaux había escondido parte de sus cuantiosas posesiones en una cueva.

Cueva de Lascaux toro

Ya entrada la tarde, cuando las esperanzas comenzaban a flaquear, el canino dio con la pequeña hendidura que delataba la posible entrada de la cueva. En ese momento, Rivadat, junto al perro, comenzói a escarbar y lograron abrir un orificio de un metro de diámetro.

El joven lanzó piedras por el agujero y el sonido delató un hueco profundo, por lo que intentó introducirse por la abertura, pero la noche se posaba sobre Lascaux y habría que posponer la exploración.

Cuatro días después, Rivadat volvió junto con sus amigos Jacques Marsal, Georges Agnel y Simon Coencas y esta vez sí pudieron adentrarse en lo que sería un formidable descubrimiento.

Las pinturas rupestres de Lascaux

Muchos autores han denominado a la cueva de Altamira como la Capilla Sixtina del arte rupestre. Una comparación que surge por las imágenes presentes en el techo de la sala de los Policromos.

Sin embargo, esta denominación perfectamente podría aplicárse a la Cueva de Lascaux, que de hecho supera y por mucho la cantidad de imágenes presentes en la gruta de Altamira.

Cueva de Lascaux representaciones

En los ochenta metros de longitud de la cueva se han clasificado 1963 imágenes, entre pinturas y grabados. Se calcula que de estas unas 915 son de animales, con  364 caballos, 90 de ciervos, además de algunos toros, uros  y bisontes

Ahora bien, más allá de la cantidad de imágenes en la Cueva de Lascaux, lo que más impresiona es la profusión de los detalles en cada representación.

Cuando Rivadat, Marsal, Agnel y Coencas descubrieron la cueva y vieron la sala de los Toros, seguramente quedaron sorprendidos al ver una imagen de un toro de casi tres metros y medio de largo.

En esta representación no faltaba ningún detalle, aparecía representado con cabeza, cuernos, cuerpo, patas e incluso hasta el sexo del animal.

Además, en esta sala no existe una zona del techo o las paredes que no esté adornada  con una pintura, un grabado, o un simple trazo.

Algunos de ellos quizás solo muestren algún trabajo a medio terminar o alguno que se perdió por el deterioro causado por la propia naturaleza o quizás por la intervención humana.

Otro aspecto importante de la cueva de Lascaux, está en el pozo, la última parte de la cavidad. Esta destaca porque al pie de la pared hay una escena de un hombre enfrentándose a un bisonte. Esto es muy llamativo porque no es común conseguir figuras antropomórficas en el arte paleolítico.

Condiciones de la cueva de Lascaux

El descubrimiento de la cueva de Lascaux ocurrió en 1940, en plena Segunda Guerra Mundial y bajo el dominio alemán del territorio francés. Cuando la Gran Guerra culminó, la cueva fue abierta al público para que pudiera apreciar la majestuosidad de las imágenes ahí presentes.

No obstante, la presencia de más de 1.000 visitantes casi a diario durante un par de décadas llevó al deterioro de las pinturas, probablemente por el aumento del dióxido de carbono, producto de la respiración de los turistas que entraban a la caverna.

Cueva de Lascaux pintura

La cueva comenzó a presentar lo que se denominó la “Enfermedad Blanca”, que no era otra cosa que la presencia de  cristalizaciones en las paredes, con lo que algunos de los dibujos se vieron realmente afectados.

En el mes de abril del año 1963 se tomó la determinación de cerrar al público la Cueva de Lascaux para evitar que el deterioro continuara.

Imágenes de Lascaux y sus réplicas

Con la idea de compensar el perjuicio causado por el cierre de la cueva de Lascaux a los visitantes, se decidió construir una réplica donde las personas pudieran apreciar  las imágenes sin seguir deteriorando las pinturas originales. Esta se denominó Lacaux II.

Si te interesa la cueva de Lascaux, te gustará: la cueva de las manos

Esta exhibición se encuentra a 200 metros de la caverna verdadera y abrió al público en 1983. En ella se pueden ver representados los dos sectores más representativos del sitio: la Sala de los Toros y el Divertículo Axial. Además, se creó una exposición itinerante, denominada Lascaux III.

Actualmente, los visitantes pueden disfrutar de la exposición Lascaux IV en el Centro Internacional para el Arte Parietal. Esta se caracteriza por ser una representación completa y ultra moderna de la cueva de Lascaux.