Saltar al contenido

Cueva de Tito Bustillo, parte del complejo cultural paleolítico asturiano

Tito Bustillo entrada

La cueva de Tito Bustillos es una caverna situada en la villa de Ribadesella, en el Principado de Asturias. Aquí existen muestras de arte rupestre pertenecientes, casi en su totalidad, al período del magdaleniense, datándose sus pinturas en el período ubicado entre el 22.000 y el 10.000 antes de Cristo.

La cueva de Tito Bustillos es una hendidura de tipo kárstica situada muy cerca de la desembocadura del río Sella, en el llamado Macizo de Ardines, que se caracteriza por su formación en piedra caliza.

Esta es una zona donde destacan otras cavidades como La Lloseta, la cueva de Biesca o la cuevona de Ardines, por lo que la cueva de Tito Bustillos debe ser vista como una parte de un gran complejo cultural paleolítico.

Ribadesella es parte del Principado de Asturias, que está enclavado en el norte del territorio español, limitando al oeste con Galicia, al sur con la provincia de León y al este con la provincia de Cantabria, mientras que al norte se ve bañada por las aguas del mar Cantábrico.

Conoce la Cueva de las Manos, una muestra de arte rupestre en la Patagonia

La mencionada villa debe ser considerada como unos de los epicentros de la cultura paleolítica.

En ella hubo una civilización que se extendió durante 25.000 años y dejó un gran legado a través del arte rupestre, que perfectamente es comparable a los complejos de La Garma, el Castillo en Cantabria, y Les Eyzies en Francia.

Descubrimiento de la cueva de Tito Bustillo

La cueva fue descubierta en abril de 1968, cuando el grupo de espeleología Torreblanca, junto con dos jóvenes riosellanos, descendieron por una pequeña sima conocida como Pozu´l Ramu.

Durante su incursión, descubrieron uno de los grandes santuarios del arte paleolítico europeo, en medio de una red de cavernas conectadas entre sí y pertenecientes a una misma formación caliza, en la que se abren otras grutas que fueron habitadas temporalmente por el hombre prehistórico.

Como no podía ser de otra forma, el hallazgo tuvo gran eco en la comunidad y en los medios de comunicación local, nacional e internacionales, causando gran revuelo en los habitantes de la zona.

Cueva de Tito Bustillo representaciones

Origen del nombre de la cueva de Tito Bustillo

Originalmente se pensó que el nombre que se le daría a la cueva, recién descubierta, sería el de Torreblanca, en honor al grupo expedicionario al que pertenecían 10 de las 12 personas que hicieron el hallazgo original.

Sin embargo, el infortunio marcaría otra definición, porque poco tiempo después del descubrimiento, Celestino Fernández Bustillos, uno de los miembros del grupo Torreblanca que ingresó a Pozu´l Ramu, moriría en un accidente de montaña.

Así pues, el cambio de nombre de la cueva del Pozu´l Ramu, sería al de la cueva de Tito Bustillos, en honor del joven fallecido.

El establecimiento del nuevo nombre hace justicia, no solo por la muerte del joven que sólo tenía 18 años de edad, sino además porque fue la primera persona que  visualizó el panel principal de la cueva cuando tuvo que encender su lámpara  y esta iluminó la pintura de un caballo en el techo.

Cueva de Altamira, la mayor muestra de arte paleolítico

Solo tres semanas trascurrieron entre la expedición en Ribadesella y el accidente de Celestino en la cueva la Canal, debajo del Picu Gorrión en Villaorille (Quirós).

La historia señala que el joven quería distanciarse un poco del revuelo generado por el descubrimiento en Ribadesella, donde diferentes grupos pugnaban por el crédito del descubrimiento y por eso se unió en la expedición que lo llevaría al trágico desenlace.

Pinturas de Tito Bustillos

La cueva de Tito Bustillos puede catalogarse como una galería de 700 metros de longitud, que puede dividirse en 11 conjuntos con más de 100 representaciones.

En este espacio, destaca el panel principal o panel de los caballos donde abundan las composiciones grabadas sobre la roca y se aprecian distintas representaciones de este animal, junto con las de algún gran bóvido de los tiempos glaciares, probablemente un bisonte.

En este panel, también se encuentra una llamativa representación de vulvas de mujer, que de acuerdo a los entendidos en la materia, es una invocación a la fertilidad.

El carácter sexual que se plasma en las representaciones de la cueva de Tito Bustillos, revela una densidad que no es alcanzable en ninguna de las demás cuevas donde se hallaron manifestaciones artísticas del paleolítico.

Esta muestra se distingue por simbolizar explícitamente el sexo y la procreación.

Además de la composición expresiva dedicada, mayormente, a la parte femenina en Tito Bustillos, también se puede encontrar en el resto de las cuevas del Macizo de Ardines alusiones fálicas.

Este es un hecho único, porque en ninguna otra parte del mundo se han conseguido expresiones paleolíticas que representen directamente al sexo masculino.

Cueva de Tito Bustillo pintura

Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillos

En julio de 2008, la UNESCO incluyó a la cueva de Tito Bustillos  en su selecto listado de Patrimonio Mundial junto a otras cuatro cuevas asturianas y a doce más de Cantabria y del País Vasco.

Esto provocó que España se colocase como uno de los países con las mayores muestras de arte rupestre en calidad de patrimonio.

El mandato de preservación resultante del decreto de la UNESCO, sumado a las dificultades físicas que entrañan el acceso a la mayoría de las manifestaciones artísticas presentes en las cavidades del macizo de Ardines, llevaron a la creación del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillos.

El Centro de Arte Rupestre  permite que el visitante, por medio de la interactividad, pueda tener un mejor conocimiento de las manifestaciones artísticas de nuestros antepasados y acceder, aunque sea de forma virtual, a los espacios que no pueden ser visitados dentro de la cueva.

De hecho, para disfrutar de la experiencia no hace falta tener conocimientos previos, pues el contenido está presentado de forma fácilmente digerible y la interacción visual permite la rápida comprensión de los mismos.

Ahora bien, más allá de lo que indica su nombre, el Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillos no solo está concentrado en la cueva homónima, sino que también hace referencias al estudio y difusión de la vida y producción artística en otras cuevas asturianas.