Saltar al contenido

La cueva del Pindal, declarada Patrimonio de la Humanidad

Cueva del Pindal

Si te gusta el arte rupestre, uno de los lugares que debes conocer es la cueva del Pindal. Este lugar ha sido reconocido mundialmente por sus interesantes dibujos prehistóricos, entre los que se pueden apreciar caballos, bisontes, ciervos, mamuts y hasta un pez.

La cueva del Pindal, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en el año 2008, se encuentra ubicada en la población de Pimiango, en el extremo oriental del Principado de Asturias en España.

Esta región se caracteriza por tener una columna de acantilados que desembocan al mar Cantábrico.

Entre las muestras de arte rupestre que podemos apreciar en este lugar, destaca el uso del color rojo y la técnica de grabado. Un estilo que puede ser definido como lineal. Los artistas prehistóricos utilizaron el relieve de las paredes rocosas para dale forma a las figuras.

Las pinturas se ubican a lo largo del extremo derecho de la caverna, donde podemos contemplar más de 20 dibujos. Debido al paso del tiempo, hay algunas muestras que se han borrado casi por completo, pero hay otras que se pueden reconocer a simple vista.

Al explorar la cueva del Pindal, nos encontraremos con imágenes algo difusas de bisontes y caballos. También es posible apreciar retratos de un pez y un ciervo rojo que se encuentran más definidos y en un mejor estado de conservación.

Además, llama la atención la gran diversidad de figuras geométricas en colores oscuros.

El Elefante Enamorado

Adentrándonos un poco más en el Pindal, se puede ver la imagen principal y la más popular del complejo. Esta es el “Elefante Enamorado”, una figura que representa a un mamut lanudo, uno de los animales característicos de la prehistoria y que se ha convertido en un símbolo recurrente en las cuevas de arte rupestre.

Esta pieza de pintura rupestre es conocida con este nombre debido a que en el cuerpo de la imagen, se aprecia una figura con la forma del corazón, asociada al amor.

Sin embargo los especialistas señalan que el símbolo representa una herida de caza, quizás el hombre primitivo señalaba el punto débil de la criatura.    

Asimismo, los arqueólogos señalan que el hallazgo de esta pintura representó un acontecimiento importante, debido a que las imágenes de mamuts son escasas en el arte rupestre de España.

Según la historia, este animal no era la fuente principal de alimento y tampoco fue reverenciado por los pueblos prehistóricos de la región.

En cambio, en las imágenes del mamut si pueden verse en las cuevas del sur de Francia, ya que tenía una especial relevancia para la cultura y la caza en el área de los Pirineos franceses. 

Debido a la antigüedad y al aislamiento que tienen las imágenes dentro de las cuevas, no se tiene mayor precisión sobre su razón de ser, pero se presume que eran utilizadas principalmente para rituales o ceremonias religiosas.

Descubre la cueva de Tito Bustillo, la mejor muestra del paleolítico asturiano

Algunos científicos creen que la cueva del Pindal sirvió como santuario animista para algunos dioses, animales totémicos o espíritus cuya naturaleza se ha perdido a través del tiempo.

Recorriendo la cueva del Pindal

La cueva del Pindal se recorre en dirección Este-Oeste, y la atraviesa un cauce fluvial que durante la mayor parte del año permanece seco.

Posee una longitud de  600 metros aproximadamente, y se divide en dos zonas. Una abierta al público, por ser de fácil acceso y porque ha recibo un tratamiento para recibir a los turistas. Por otro lado, la segunda área se encuentra restringida por sus propias condiciones morfológicas.

El recorrido de la cueva se inicia con un descenso al entrar por el vestíbulo principal. Mediante un pasillo artificial se puede alcanzar la zona oscura de la gruta.

Este primer tramo tiene una distancia de unos 300 metros y aquí se pueden encontrar la mayor parte de las pinturas.

Cueva del Pindal representaciones

La parte sur de la cueva del Pindal tiene poca presencia de dibujos rupestres y solo cuenta con dos sectores en los que hay representaciones localizadas en el techo y en las paredes.

En el primer sector, se puede apreciar una cabeza de caballo y algunos restos de pintura roja con formas de trazos aleatorios.

Mientras que en el segundo pasillo se pueden apreciar dos conjuntos de figuras en color negro que, desafortunadamente, se conservan en muy malas condiciones.

El primer grupo reposa sobre en una roca separada de la pared donde se puede apreciar la figura de un caballo y dos posibles ciervos.

El segundo juego de estas figuras se encuentra localizado en una cámara paralela y en ella se aprecian imágenes con forma de algún tipo de ramificación, apenas distinguible. También podemos encontrar la silueta de algo que podría ser una especie de escalera, que si está perfectamente conservada.

Conoce la cueva de Lascaux, en Francia

Cámara principal del Pindal

En el panel principal de la cueva del Pindal permanece la mayor concentración de dibujos y siluetas.

En la recamara resalta una pared de casi 10 metros de longitud con una textura lisa pero con bordes rocosos y hendiduras que le dan profundidad a los dibujos. Estas figuras se presentan en tono rojizo y con trazos simples.

Cueva del Pindal entrada

En este espacio de la cueva del Pindal, se pueden encontrar figuras con formas entrelazadas y varios trazos lineales, así como restos y manchas de rayas  indefinidas. Además, se puede observar algo que puede ser considerado un mamut, del que se presenta sólo la cabeza y el arco de las dos patas delanteras.

Horarios y reservas para visitar la cueva del Pindal

La cueva del Pindal está abierta al público durante todo el año y se puede visitar de miércoles a domingo entre las 10 a.m. y las 5 p.m. Cuenta con una tarifa más que accesible y, además, los miércoles el acceso es gratuito.

Como en todas las cuevas con muestras de arte rupestre ubicadas en el área del mar Cantábrico, es necesario reservar una visita contactando con el sitio por teléfono.

Al visitar este lugar, hay que tener en cuenta que el acceso a menores es a partir de los 7 años de edad. Además, es un paseo no recomendado para personas con dificultades de visión o movilidad, y se recomienda usar ropa de abrigo y calzado deportivo.